viernes, 26 de agosto de 2011

Urbanas



Estamos pintados

Parece que no hay naide

La rendijilla


Y nos separa

En la vieja estación del ferrocarril que unía la Ciudad de Mendoza con Buenos Aires, habitan estas criaturas graffiteras que le dan alegría al silencio y al abandono.Perdura un festival mudo en las paredes del triste andén. Las estaciones me atrapan, existe algo magnético (además del hierro) en el mundo ferroviario.